domingo, 24 de junio de 2012

EL MITO DE NAYLAMP





Desde tiempos remotos en la América precolombina existen historias  de viajeros que llegaron desde tierras  lejanas a un poblado que luego se convierte  en la capital de una civilización muy avanzada.



Así, los fundamentos de la cultura Chimú (siglo XIV-XV d.C.) se encuentran en la cultura Lambayeque creada alrededor del siglo VII d.C. por viajeros que llegaron del norte, a través del mar, a las costas del Perú. La historia mitológica que relata este hecho se conoce como el mito de Naylamp. Indirectamente, la historia de Naylamp es el mito fundador de la cultura Lambayeque, Chimú y Mochica.

El cronista español Miguel Cabello de Balboa recogió la historia de Naylamp contada por uno de los descendientes de estos viajeros, en su crónica “Miscelánea Antártica” (1586).
Según la crónica de Cabello de Balboa, en tiempos remotos llegó a la costa norte del Perú un cortejo de barcas con cientos de personas a bordo. El jefe de la expedición era un gran señor llamado Naylamp quien traía consigo una estatua labrada en una piedra de color verde con su rostro. Este ídolo fue llamado Yampallec (que quiere decir figura y estatua de Naylamp). Cabe destacar que Yampallec es la palabra de dónde se deriva al nombre de Lambayeque.

La comitiva que rodeaba a Naylamp era impresionante. En su ejercito habían cuarenta oficiales, e incluía un sonador de Pututo, un encargado de las andas, un preparador de bebidas, un preparador de baño, un maquillador, un cocinero, un tejedor de ropas y un personaje encargado de esparcir polvo de conchas marinas por donde su amo iba a pasar.
Naylamp venía acompañado, también, por un grupo de concubinas, entre las que destacaba la que los nativos identificaron como su mujer, Ceterni.
La delegación desembarcó en la costa peruana y luego de  explorar la zona construyeron un templo o palacio llamado Chot, donde albergaron su ídolo de piedra verde.

Naylamp trajo la civilización a los habitantes de aquellas tierras y ellos vivieron prósperamente bajo su reinado. El relato que recogió Cabello de Balboa cuenta que Naylamp vivió muchos años entre los nativos hasta que llegó el tiempo de su muerte.
Sus vasallos de confianza, que siempre lo vieron como un ser inmortal sobre el que la muerte no tenía jurisdicción, lo sepultaron a escondidas en el lugar donde su rey había vivido y corrieron la voz que a Naylamp le habían crecido alas y había desaparecido, presumiblemente volando. La mayoría de los nativos entonces , lo buscaron desesperados sin encontrarlo.

Cium, su heredero, gobernó muchos años y tuvo doce hijos. Formó un gran gobierno y al morir, se lo legó a sus sucesores: Escuñain, Mascuy, Cuntipallec, Allascunti, Nofanech, Mulamuslan, Llameooll, Lapinat-cum, Acunta y Fampellec. 
Todos gobernaron por un breve tiempo el imperio de su padre hasta que el último de los hermanos fue tentado por el demonio e intentó relocalizar el ídolo  en otro lugar y según el relato recogido por  Cabello de Balboa :
  "...  Andando y probando este intento no pudo salir con él, y a deshonra se le apareció el demonio en forma y figura de una hermosa mujer y tanta fue la falacia de demonio tan poca la continencia de Fempellec, que durmió con ella según dice: Acabado de perpetuar y ayuntamiento tan nefasto comenzó a llover (cosa que jamás habían visto en estos llanos) y duró este diluvio 30 días, a los cuales sucedió un año de mucha esterilidad y hambre por lo que sufrió el castigo de los dioses con un diluvio de 30 días y tierras infértiles. 
Como a los sacerdotes de sus ídolos y demás principales, les fuese notorio el grave delito cometido por su Señor entendieron ser pena correspondiente a su culpa la que su pueblo padecía, con hambres, lluvias y necesidades y por tomar de él venganza, olvidados de la fidelidad de los vasallos, lo aprehendieron y atadas las manos y pies , lo echaron en lo profundo del mar, y así con él se acabó la línea y descendencia de estos Señores, naturales del valle de Lambayeque, así llamado por aquella Huaca o ídolo que Naylamp trajo consigo a quien llamaban Llampellec."

Ese fue el último  rey de los hombres de Naylamp, quienes fueron conquistados por el Gran Chimú, quien colocó como monarca a uno de sus lugartenientes.  De los descendientes de Naylamp, ninguno sobrevivió. 


Este es,  el mito fundador de la cultura Lambayeque que siglos después daría origen a la cultura Chimú. Si Naylamp realmente existió, ¿Quién era? ¿De dónde pudo haber venido?

Los historiadores han estudiado tres diferentes teorías, basados en la similitud en la arquitectura y cultura Moche con otras regiones del mundo.
La primera versión nos narra la historia de un viajero que llegó desde Indochina hasta el Perú, perdido por una tormenta. 
La segunda nos narra un posible origen maya – la opción más aceptada – 
La tercera, argumenta que procedía  de la isla de Puná, cercana a las costas del Perú. 

Fue el historiador José Kimmich, estudioso de la cultura Chimu, quien en 1917  publicó una investigación en la que afirmaba  que la civilización norteña tiene muchas similitudes con las civilizaciones arcaicas de Indochina.; demostrando ciertas  similitudes lingüísticas, arquitectónicas y fisioológicas, Su mayor sustento es el hecho de que, que hace diez siglos, los chinos navegaban hasta  mar adentro y en mal tiempo, pueden haber llegado hasta California y seguir la línea costera hasta llegar al Perú.
Sin embargo, no existe evidencia tan fehaciente como los parecidos existentes entre los grabados mochica y los mayas, tal como sugiere el arqueólogo alemán Clement Marham.
El teoriza que Naylamp llegó al Perú por la Corriente del Niño en búsqueda de refugio de algún desastre que ocurriera en el Imperio Maya por esos tiempos.
Naylamp llevó piezas de cerámicas y se dedicó a enseñarle a los moches las técnicas por las cuales luego se volvieron famosos. Además,  los nombres de algunas ciudades y personas en la actualidad tienen mucha similitud con las lenguas maya y nahua.

Ahora bien; mediante análisis de ADN mitocondrial, los arqueólogos han encontrado en mujeres enterradas en la Tumba Oeste de Huaca del Oro un claro patrón de vínculos con la población nativa (posiblemente mochica) y otros grupos. Es así que la idea de Naylamp (un personaje principal de la élite) viniendo de otra región y mezclandose con la gente local es muy plausible. Además, los diversos artefactos encontrados en la Tumba Este vinculados a culturas ecuatorianas contemporáneas nos podría llevar a pensar que este personaje pudo haber venido del norte







 

3 comentarios: